Correr una maratón es uno de los esfuerzos físicos más grandes a los que se puede enfrentar un ser humano. Completar los 42 kilómetros y 195 metros de esta carrera no está al alcance de cualquiera y hay que entrenar muchas horas para poder soportar el esfuerzo de semejante esfuerzo físico.  Como te puedes imaginar, al correr una maratón el cuerpo humano sufre un desgaste físico y emocional muy importante. Por eso te damos 5 consejos fáciles de llevar para recuperarte mejor en esas primeras horas posteriores a la maratón:

Al llegar a meta sigue corriendo

Al cruzar la línea de meta lo primero que te pide el cuerpo es pararte de golpe. Si has estado contando los kilómetros uno a uno hasta llegar hasta los 42… necesitas pararte. El esfuerzo emocional y físico es tan grande que tus piernas flaquean. Pero lo mejor para tu organismo es que continúes corriendo, o si no puedes más, correr un poco rápido. La razón es muy sencilla. Al detenerte de golpe  la sangre se acumula en tus piernas y no sube al cerebro, con el consiguiente riesgo de sufrir un desmayo.  Es lo que se conoce como falta de riego y para evitarlo, lo mejor que puedes hacer es correr unos pocos metros más y parar poco a poco. Puedes ir al trote hasta la zona de avituallamiento.

Ponte ropa seca

Después de 3 horas corriendo sobre el asfalto toda tu ropa estará mojada o muy húmeda. Esa humedad no es nada buena para tu cuerpo, que en estos momentos se encuentra bajo mínimos y puedes coger un buen resfriado. Te recomendamos que te quites toda la ropa con la que has completado la maratón y pases rápidamente por la ducha. Y si los vestuarios están lejos de la línea de meta, trata de que un familiar o amigo te acerque ropa seca.

Hidrátate bien.

Después de un exigente ejercicio físico como correr una maratón el cuerpo humano puede perder mucho líquido, además de calorías. Ese líquido debe ser repuesto de forma inmediata, principalmente a base de agua, bebidas isotónicas o fruta. No pares de beber, a sorbos y de forma moderada, en las horas posteriores a correr una maratón.

Aliméntate correctamente

Si los carbohidratos son uno de los alimentos más importantes para afrontar una carrera de larga distancia, también lo son para recuperarse después del esfuerzo. Que en tu próxima comida o cena después de la maratón no falten los carbohidratos. Tampoco las proteínas, vitales para reponer los músculos y sanar las microroturas que sufren los músculos después de un gran esfuerzo. (De ahí vienen las agujetas) Recuerda que las primeras comidas post-maratón deben ser ligeras. La razón es que el hígado ya tiene trabajo suficiente con reciclar los deshechos de ácido láctico generados por el organismo durante la prueba de maratón. Tu cuerpo se está rehaciendo de un gran esfuerzo. ¡No le des más trabajo del necesario! Pídele consejo a tu dietista o nutricionista para elegir los mejores alimentos para ti.

Sumerge tus piernas en agua fría

Si haces deporte de forma habitual ya sabes que el frío actúa como anti-inflamatorio en roturas musculares, esguinces, torceduras, golpes…  Como hemos comentado, después de un esfuerzo tremendo como lo es correr una maratón el cuerpo sufre pequeñas microroturas en los músculos. A primera vista no se consideran como roturas musculares, pero duelen. Eso son las agujetas. Para facilitar la sanación y mitigar el dolor de esas microroturas puedes sumergir las piernas en agua muy fría durante varios minutos. Verás qué alivio sienten tus piernas y qué bien te sienta.